Programa de Salud

senderos de maiz 084 (117)

En el año 2002 Senderos de Maíz comienza su labor en el programa de salud con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las niñas y niños con discapacidades y/o enfermedades graves en la cuenca del Lago de Atitlán.   A lo largo del tiempo se han consiguido abrir caminos terapéuticos eficaces para saber dónde acompañar a los niños (especialistas e instituciones tanto públicas como privadas, donde llevar a cabo consultas, pruebas diagnósticas, cirugías o aparatos).

La base del éxito de este programa ha sido siempre el acompañamiento humano  a las familias con calidad y calidez, en todo el proceso de tratamiento sea médico, quirúrgico o de rehabilitación. Sobre todo se les acompaña en sus continuos viajes de seguimiento a la capital para acudir a las consultas especializadas.

Se planifica un viaje con 5-7 familias en un microbús, teniendo pedidas de antemano todas las consultas para rentabilizar al máximo el viaje. Los municipios de Sololá se encuentran a una distancia de 130 a 180 km de la capital, recorrido en el que se tarda de 3 a 4 horas. Las familias madrugan y regresan ya de noche a sus casas, con viajes de unas 15 horas de duración total.

andadores

Niños con espina bífida

Hasta el año 2009 Senderos de Maíz ejecutó el programa de salud de forma directa,  a partir de entonces se inició un período de transición y capacitación a las diferentes asociaciones de discapacitados locales. Ahora cada centro tiene un encargado de salud que está pendiente de organizar los viajes y hacer un buen seguimiento de los niños/as del programa de salud. El encargado de salud del centro es responsable de realizar las citas con los especialistas, solicitar apoyo de combustible en el ayuntamiento local,  avisar y recordar a los padres el día de viaje, llevar el control de los medicamentos de uso crónico, gestionar los medios auxiliares, pero sobre todo lograr un vínculo de buena  comunicación entre la familia y el medico profesional. El acompañamiento evita la discriminación al indígena y asegura obtener una buena información de los profesionales gracias a que los encargados de salud traducen todo del español a la lengua maya de la familia. Así mismo se logra un mejor cumplimiento de los tratamientos crónicos pues el encargado de salud lleva el control de la medicina mensual que precisa cada paciente.

Así mismo en el programa de salud se consiguen sillas de ruedas, andadores, órtesis y prótesis, auxiliares auditivos, etc…

Todos los niños están asignados al centro local de discapacitados más próximo a su domicilio, y es allí donde reciben fisioterapia, terapia de lenguaje, estimulación temprana, atención psicológica…, según las necesidades individuales del caso. A través de la experiencia las organizaciones han aprendido a gestionar recursos tanto a nivel local como internacional y han conseguido fondos para tener un buen seguimiento clínico de mayor número de niños.

Las diferentes asociaciones de discapacitados del Lago están unidas en una Coordinadora llamada ACOPEDIS. Nuestro objetivo para el año 2015 es que el programa de salud pase a ser ejecutado de forma total por ACOPEDIS con financiación de Senderos de Maíz. La Coordinadora tendría la responsabilidad  de la coordinación y seguimiento del programa, con la ventaja de poder incorporar a niños nuevos de los centros que no pertenecieran previamente a nuestro proyecto. ACOPEDIS brindará seguimiento clínico personalizado a más de 200 niños/as y jóvenes con discapacidad en Sololá.

  • slider
1 2 3 4 5
responsive slideshow by WOWSlider.com v6.6

Los comentarios están cerrados